martes, 13 de enero de 2015

¡Qué m'esfrez el café!



   Munches tardes la mio muyer y yo tomamos café acabante de facer, yo sigo les pallabres de Borges, que dixo nuno de los sos cuentos que café ye’l acrónimu de “caliente, amargo, fuerte y escaso”), pero a la mio muyer nun-y presta escaldando, polo que cortalo con llechi, anque ésti sigue tando caldio, y tien qu’esperar. Yo siempre-y dicía qu’aguantese un cachín y llueu-y echare’l llechi, en vez d’echalo y depués aguardar a qu'esfrezca, ya que diba a enfriar muncho más rápido, por mor a la llei del enfriamientu de Newton, que diz: “El cambeu de temperatura d’un cuerpo respeuto de la temperatura del ambiente, ye direutamente proporcional a la diferencia de temperatures del cuerpu y l’ambiente”.
     La mió muyer retrucábame siempre que la diferencia de facelo d’una u otra manera nun debía ser pergrande, yo acutábame nes pallabres del mayestru Newton; hasta qu’un día espetóme que-y demostrase cuántos graos de diferencia había ente cafés esfrecíos de una y otra forma, púnxeme manos a la obra de secute. El llabor yera abegoso, pues tenía que demostrá-ylo ensin usar una sola ecuación, ya que la mió muyer ye d’Artes, y amás atarrez los númberos y tolo que tea que ver con ellos (los artistas son asina, que-y vamos facer), polo que decidí usar un métodu empíricu, axunté dellos vasos de precipitaos, y un termómetru dixital, punxe nel microondes café a calentar hasta esfervollalo (podía habelo fecho con agua pero quise da-y más teatralidá). Convencío de que taba nel camín de zarrar el tema pa siempre, y mentantes afervollaba aquel café, cabilaba nel enfriamientu que, como munches lleis, ye “reversible”, esplícome, cuánto más caliente ta un cuerpu respeuto’l ambiente, más rápido s’esfrez, pero, cuanto más fríu ta respeuto a esi mesmo ambiente, más rápido acalez, asina, la llei del enfriamientu de Newton ye tamién la del calentamientu. Tanto nun casu como n’otro faenlo de forma esponencial, a lo primero con un curva pindia, depués adulces amenórgase l’enclín hasta ser cuasi una reuta horinzontal, esta triba de rellaciones que xeneren procesos esponenciales, se-yos nomen lleis potenciales; Newton debía tener predileución poles lleis potenciales, pues la so famosa llei de la gravitación universal que diz: “La fuercia d’atracción ente dos cuerpos separtaos per un algame concretu, ye proporcional al productu de les sos mases e inversamente proporcional al cuadrau del algame”, ye tamién potencial, asina l’atraición ye tanto mayor cuanto menor ye l’algame ente los cuerpos, por eso la Tierra mantiennos garraos nel suelu, y nun nos vemos atrayíos pol Sol, pues anque ye más grande, la Tierra ta más averada.
   El timbre del microondes tríxome de vuelta a la Tierra, yera hora d’entamar l’esperimentu.
  La primer preba yera midir cómo esfrecía’l café sólo, ensin echar llechi frío, sedría l’esperimentu de control. Entamé a garrar datos desde los 80ºC que tenía el café, apuntando cada tres segundos la temperatura, a tou lo llargo de tres minutos. En tres minutos, el mió café namás qu’había amenorgao la so temperatura en seis graos.
    
    Nos siguientes ensayos eché’l llechi en distintos momentos, nun primer ensayu nel primer segundu, n’otru dexé trescurrir un minutu anties d’echar el llechi, el resultado foi el siguiente:
 
   La llinia azul cian representa la evolución de la temperatura del primer ensayu, la maxenta la del segundo. Como vemos la temperatura del segundo foi más baxa trescurridos los tres minutos, yo taba no ciertu, en cuanto a cómo diba a comportase’l sistema “taza de café”, pero lo que nun m’esperaba ye que la temperatura, anque destremaba, facíalo nun grau perpequeño, namás que yera menor 4,6ºC,  la mio muyer tenía razón. Tuve un pequeñu error d’estimación, debiu a qu’interpreté la llei al pie de la lletra, la temperatura compórtase de forma potencial, asina ye, pero resultaba que nes temperatures nes que  nos tábamos moviendo la curva yera ya tan poco pindia como’l tramu cabero d’un ríu, la diferencia de temperatura nun yera la suficiente como pa esperar grandes diferencies.
      Desde aquel día nun volví a sacar el tema nel café de la tarde. Nin que dicir tien que la mio muyer sigui echando’l llechi a lo primero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario